jueves, 11 de octubre de 2007

Una Deducción - Rapaquiwi

Una deducción.

¿Por qué es común en los pueblos hallar cantinas frente a los panteones? Pues en una de esas cantinas está Don Chema, el sepulturero, quien bebida en mano observa entrar una caravana al camposanto: ancianas con rebozo, viejos cabizbajos y jóvenes cargando en hombros dos féretros; triste panorama productor de un suspiro y un buen sorbo de cerveza. Mareado pero tranquilo, mira la palma de su mano y sonríe levemente: la quiromancia le auguró larga vida.

-¡Ah!, la lucidez impregna mi mente –piensa el sepulturero tras una honda inhalación de aire. La resaca se va.

Voltea la mirada para descubrir su yo reflejado en un garigoleado espejo: su imagen jamás le ha gustado; cansado, vierte sobre el almuerzo sendas porciones de crema y ataca con hambre los rojos chilaquiles que Anita, la sonriente mesera, le sirvió; aunque le pareció algo extraño que ella le dijera “bienvenido”, si nunca lo hace.

-Oh, Anita –piensa él. Que hermosa te veías el día que te conocí en la confitería, entre dulces y chocolates eras tú el bombón más rico. En sólo un año la diabetes te ha acabado, y lo único que he podido hacer es contemplar ofuscado e inerme tu decadencia. Mi Anita, extraña libélula, pronto se te hará el milagro de volar y abandonar los dolores; el minutero en tu reloj ya casi completa el ciclo de la vida, pero nada mejor que dejar a vida y muerte emborucarse en distante recuerdo.

Tras haber terminado su plato, Don Chema se dirige meditabundo hacia el panteón para iniciar su jornada. Ya no está mareado pero ahora tiene una extraña sensación: como un vacío, un vértigo. Llega inadvertido donde está la gente y contempla las dos cárcavas en espera de sus huéspedes; al subir la mirada hacia las criptas y tras leer los nombres en ellas el vértigo es total: “Anita” y “Don Chema”.

Rapaquiwi.

17 comentarios:

Triquis dijo...

Me gustó, a decir verdad me gustó demasiado. La construcción del personaje y del contexto es muy buena. Se respira nostálgia en tu relato. No te hicieron falta las otras palabras, con las que usaste fue más que suficiente.
Buen trabajo.

Saludos.

Pequeña Saltamontes dijo...

Muy buen relato.

A diferencia de Triquis, creo que habría valido la pena usar las dos palabras que te faltaron (que la verdad ahorita no recuerdo cuáles eran).

Como sea, me encantó.

mamasan dijo...

mmm se divago un poco en el texto aunque es bueno el final

arboltsef dijo...

Sí, hay palabras que sobran. Los fantasmas cavando su propia tumba, eso es bueno. También este texto es rasurable, se le pueden quitar cosas.

rapaquiwi dijo...

Solamente quiero aclarar que las 18 palabras sí están en el cuento.

eLiZa:: dijo...

Cierto, usaste las 18 palabras. Yo no le quitaría nada, me encantó así como quedó. Tu final es excelente.
Lograste ambientar muy bien, pude ver claramente a Don Chema sentado bebiendo su cerveza.
Buen texto.

El dijo...

la neta ta chilo el cuentito...el final inesperado, muy bien. Fácil le hubieras podido meter las 2 palabras que te faltaron.

El principio no me pareció. Nunca nos revelas por qué en los pueblos es comun encontrar cantinas cerca de los panteones. Lo hubieras escrito como afirmación en vez de pregunta. Algo así: "En los pueblos es muy común hallar cantinas frente a los panteones. En una de esas cantinas está Don Chema, el sepulturero,..."

P.D. jajajajaja puro pedo eso de que te caben las 2 palabras que te faltan, ya vi que las incluiste todas.

ElMulder dijo...

Me gustó todo el desarrollo del cuento, la atmósfera que creas es buena, lo de la cantina frente al panteón en los pueblitos recuerdo haberlo escuchado antes pero es buen detalle, sin embargo el final cayó de mi gracia, un recurso bastante gastado y con el afán de apantallar (así lo sentí yo), tu texto no necesitaba de algo así.

Robot Metatextos 2.1 dijo...

Una disculpa por la mala cuenta. No volverá a pasar.

Viviana dijo...

Me gustó tu texto. Creo que fuiste arriesgado al llevar el ejercicio más allá de lo que se pedía. Fue un albur, te lo jugaste y el resultado fue bueno y coherente.

Yo también cambiaría la pregunta inicial.

Saludos

Lucho dijo...

Me ha gustado mucho este texto

Cazador de Tatuajes dijo...

Muy buen final y muy buen principio, es verdad aquello de las cantinas y los panteones.

Gran texto

Lodi dijo...

Changos y bananas! Qué bueno está este texto!

Vagancianet dijo...

Me gusto mucho la idea pero el principio no, yo también creo que se le podía dar una rasuradita y quedar mucho mejor.

Shelle Bataclana dijo...

Otro de mis favoritos.
Saludos.

Leticia Zárate dijo...

Me gustó mucho. ¿Qué más puedo decir?

l i l i t h dijo...

Muy buen texto, con el plus de cubrir el reto mayor, que tú mismo propusiste, eso habla bien de ti.

Yo creo que la pregunta que haces al ser retórica no necesita una respuesta explícita.

Las palabras están muy bien empleadas, aunque hay cuestiones que no terminan de embonar, como los dolores de Anita, que sin duda son importantes para entender el final, pero que son puestos con algo de descuido en el texto.

Pero me encantó.