jueves, 25 de octubre de 2007

Es cuestión de principios. -- Leon

Torpe, malamente, él lee la historia de un hombre a quien nada puede concedérsele; aquel hombre al alcance de cualquier experiencia y que a todos, en cierto modo, nos produce el dejo innoble del desprecio. Pero lo verdaderamente odioso es su contundente familiaridad.

El hombre que lee advierte habituales las palabras recién leídas, como si las conociera de antemano; más aún, como si acaso fuese él el hombre que es leído y las palabras le fueran propias.

“La idea de leer es descubrir una tregua que por otros medios la realidad te ha venido negando desde hace tiempo; buscar el peldaño que hace falta para salir del pozo estancado y sucio en que se ha convertido la cotidianidad: tu cotidianidad, mi cotidianidad; nuestra y de todos.”

Desistir la lectura es una salida que se antoja reacia pues evidentemente sigues leyendo. Recorres otras cuantas palabras y en breve vislumbras una idea ruin: este relato pudiera ser más que sí mismo, pudiera ser una forma para zanjar finalmente tu pasado y sus asuntos miserables. Éste texto fatídico tiende como un rastro en la nieve para ti: es tu argumento que largamente has tramado, el grial de quienes viven eludiendo la amoladora verdad de su sordidez interna. Hoy el hombre que lee extraerá una fuente de perdón:

“Parece sin embargo, que aún leyendo los libros del mundo, en ninguno hallé consuelo, ni tan siquiera la ablación de mi pasado. Debo encarar la tarea -imposible- de escribir algo que por mí mismo sea capaz brindarme un umbral de sosiego.”

De modo que el hombre que lee conoce las palabras del relato que ha escrito; éste hombre que es leído ha escrito una historia con la que intenta expiarse de lo que es; las palabras que lees saben que aún si el hombre fue el principio jamás serás propósito: a éste hombre maldito nada puede concedérsele, es cuestión de principios.

LEON.

21 comentarios:

Luis dijo...

Lo siento, no me dice nada. Ni aun releyendolo tres veces.

arboltsef dijo...

El texto caótico. Tal vez esa es la intención. Desde la primera línea hay redundancias.

"Torpe, malamente, él lee (...)", ¿por qué?

Quisiste provocar un efectillo ahí de reflejo, contrarreflejo, pero tampoco me quedó muy claro. Los adjetivos no ayudan, no me dice nada un: "Este texto fatídico". Es como apantallar a huevo. Podrías mejorar esa intención.

León dijo...

¿Qué más podría esperarse de una crítica del Huevo? mmmmm..

-Oye, pero si a tí te gusta el blog del Huevo.
-Cállate pendejo!!

Jajaja. Ya en serio, los sitios del Árbol y de Luis son blogs que me gustan y que visito con cierta periodicidad y es una pena que ninguno de ellos haya disfrutado el relato.

En efecto, el texto es intencionalmente caótico pues en parte resume una pesadilla recurrente y una vivencia específica, pero obviamente la camisa de once varas no me ciñó tan bien y aquí están los resultados.

Si vivieran dentro de mi cráneo les gustaría.... JA

Gracias por el comentario, y por recibirme aquí.

Sara dijo...

yo me lo tuve q leer dos veces jejeje...porq me perdía... creo q no m "enganchaba" pero luego cuando logre leerlo completo capte lo de la expiacion...y sí, a veces uno busca (o lee)algo q se parece a lo q uno "arrastra" pero no termina de ser exacto... la idea de escribirlo seria una forma de redimirse... pero realmente funcionaria?
"no se puede recoger la leche derramada"

Luis dijo...

jajaja, y en serio, es el comentario mas humilde que he hecho. ¿Cuando he dicho "lo siento"?

Y no dije que no lo disfrute; solo que no le entendi. (he ahi otra muestra de mi infinita humildad)

León dijo...

Luis:

INFINITISIMA humildad Huevo. Eres el arquetipo de guía espiritual. Nos iluminas con tu sencillez.....

No mames!!!

Sara: Gracias por tu comentario.

"Nadie puede recoger la leche derramada." Pero aún así, ésta podría sorberse si se le intenta empecinadamente.

Por algunos motivos para mí el leer sí incluye un cierto acto de expiación. Mi relación con la literatura y la escritura -nótese que están separadas a propósito- me resulta a veces repulsiva y llena de hastío. Pero por otro lado son algo de lo que no puedo separarme, simplemente no puedo.

Shelle Bataclana dijo...

¿Fue sarcasmo?
No entendi.
De cualquier manera
Saludos.

arboltsef dijo...

Tu comentario: "Por algunos motivos para mí el leer sí incluye un cierto acto de expiación. Mi relación con la literatura y la escritura -nótese que están separadas a propósito- me resulta a veces repulsiva y llena de hastío. Pero por otro lado son algo de lo que no puedo separarme, simplemente no puedo."

Es más claro que tu texto :P

Puedes escribir la intención, pero el texto que hiciste para explicarla trastabilla mucho. También he sentido hastío con la lectura. Los libracos que he leído no son nada sencillos y de vez en vez, necesito tiempo para separarme de ellos.

l i l i t h dijo...

Ahh chinga!
Según yo eso que dices en los comentarios también está en el texto:

"Desistir la lectura es una salida que se antoja reacia pues evidentemente sigues leyendo."


Quien sabe, igual y hay que leer menos veces pero con más atención.

Semidios dijo...

Lo leí dos veces con calma, luego lo leí yo solo y la neta cuando leí los comentarios me cayó el veinte.

Katsya dijo...

Así de caóticas serán tus lecturas León, igual que las mías. Creo que yo si entre en tu texto, pero nada más tantito. De repente me perdí y todo lo que los demás ya dijeron... me gustó un poquito, porque se ve que eres igual de desmadroso que yo a la hora de leer, quién quita y también en la forma de vida.

Saludos.

Triquis dijo...

Que mal que tu texto se entienda mejor por los comentarios.
Quizá tu idea sea buena (y trato de entender los que quieres transmitir) pero para mí gusto es un texto demasiado adornado, y eso solo impide que el mensaje llegue correctamente.

Saludotes

luna dijo...

hola me gusto tu texto hay una parte con la que me identifico

"busque libros donde pudiera encontrar un consuelo pero creo que tendre que leer algo propio para encontrar sociego"
o algo asi
jaja
en fin eso yo lo vivi,despues de buscar respuestas o aliento en los libros y canciones me di cuenta que lo unico que me aliviava era escribir mis emociones.
gran terapia a mi parecer.


gracias por tu comentario en mi escrito, me dio gusto leer que alguien le ncontro todas las partes posibles.
que estes bien.


lunita___________=)

El Satánico Dr. Iosephus dijo...

A lo mejor la idea era complementar el texto con los comentarios para captarle un poco mejor, de cualquier manera, después de varias lecturas (y un período de pedez) le encontré el sentido. Se me volvió a perder entre tanto adjetivo pero a ver si luego lo hallo.

eLiZa:: dijo...

Sí es caótico el texto pero se entiende a qué te refieres. Sí se parece a uno de los de abajo (o al revés) y ambos me gustaron, hasta me identifiqué. La que manejan es una premisa que da para mucho.

Ahora bien, no entiendo por qué si los textos son rebuscados y adornados dicen que no los captan cuando la mayoría son claros aunque no obvios.

ºÉl (Ricardo Árbol) dijo...

AH! Es un ensayo de un lector que no lee pero debe de leer y no encuentra nada porque no lee pero sigue leyendo queriendo leer algo que explique sobre leer.

ElMulder dijo...

Pues me mareé, me perdí y luego me aburrí. Pseudoideas inconexas, así lo entendí yo.

Sidurti dijo...

Caótico sin duda.
También me perdí, per las ideas vienen y van, no terminas de comprender qué lees...como el personaje.

León dijo...

Shelle: No, no fue sarcasmo –al menos no mío- e igual que con Luis y los demás que le sigan me lamento que no hayan entendido mi lectura. (my bad)

Arboltsef: Mira que pude ahorrarme todo esto y publicar el comentario como texto de ejercicio. Nadie hubiera sabido a qué texto me refiero pero hubieran entendido lo que digo.

Lilith: Aún más motivos para publicar el comentario, pero a veces, caer en la redundancia es buscar el discernimiento, aún donde ya se le tiene.

Semidios: Tres votos consecutivos a favor del comentario. Snif. Ahorita regreso, voy a darme de topes contra la defensa de algún camión andando…

Triquis: Estás equivocada; no está mal que el relato se entienda en perspectiva de los comentarios: esta MUY mal. En cuanto al texto adornado chécate el siguiente de éste comentario donde voy a divagar un poco sobre ello.

Lunita: Que bueno que te haya gustado y que te identifiques con alguna parte. Como los comentarios positivos están escasos voy a crear una iniciativa muy privada: te has hecho acreedora a una comida y/o cine y/o chupar todo pagado por mí.

Cualquier comentario positivo recibe una justa remuneración en especie. No es corrupción: sólo soborno.

Satánico Dr. Iosephus: Que gran idea. Desde hoy voy patrocinar a todos mis lectores con sendas cantidades de alcohol. Puede ser que la pedez sea el estado de conciencia necesario para entender, no sólo mis escritos, sino la quintaesencia de la vida y sus grandes preguntas.

Eliza: Eres la segunda beneficiaria del combo comida y/o cine y/o chupar. Te agradezco tu opinión y que te identifiques, y en cuanto a la complejidad de un texto también chécate el cometario que voy a postear después de éste.

°El (Ricardo Arbol): Y podrías continuar, y continuar, y continuar,… pero los relojes sólo tienen doce horas. Snif.

Mulder: Si te mareaste fue por pedo -la envidia de no tener cheve a la mano cosa que seguramente tú si tienes-. Me apena que no hayas entendido y te hayas aburrido. Yo escribo mis textos para todos y ojalá con el tiempo pueda evolucionar de tal manera que todos me entiendan. -Que les guste o no es otra bronca….

Sidurti: Esa es la esencia del personaje. Incapaz de querer leer, incapaz de dejar de leer, harto de buscar en la lectura algo que no ha encontrado en su vida, conciente de que nada de lo que pueda hacer va a cambiar todo lo anterior.

A todos GRACIAS ENORMES por sus comentarios; todos ellos me sirven para mejorar y espero que se sigan dando una vuelta en este campo al menos para comprobar si mi iniciativa dio frutos o me acabaron quebrando por corrupto.

León dijo...

Observo en este taller una tendencia a preferir textos sencillos o fáciles de leer, al menos sólo en su forma que no en su contenido, aclaro. Ello me ha afectado a mí y a algunos más en donde en los comentarios sólo veo un espeso “no entendí” y a veces ninguna palabra más. Además de creer que todos se merecen un comentario razonado he llegado a concluir que si bien los que opten por el lenguaje complejo tienen la responsabilidad de hacer un esfuerzo extra para volver su escrito inteligible y digerible, el lector también debe admitir que no todo puede estar dispuesto de manera que se le brinde sin empeño propio alguno.

En mi defensa debo aclarar que me agradan los textos con su grado de complejidad. ¿Por qué habremos siempre de optar por la lectura fácil? Ambas lecturas -fácil y compleja- son igualmente buenas, con sus pros y contras respectivos y uno no debe discriminarlas en función de cuán cómodas le son al lector. Si la lectura que escoja -léase libro, revista, anuncio de taiboleras, periódico- no exige que en algún nivel me exprima el seso con esta, me aburro y me distraigo en cualquier otra cosa que se me presente -observar la curvatura de mi panza, superpuesta sobre el panorama que se me tienda frente, es una de las formas más recurrentes- y me hallo con trabajo para retomar y saborear el hilo de la narración. La escritura es más que un instrumento de diversión. Le debemos tanto y a veces queremos simplificarla a tan poco. En mi opinión no es una justa manera de sopesar un texto. Está claro que debo mejorar mucho como redactor, y en mi ideario y en general como escritor, pero también aspiro a que mis lectores acepten la complejidad que tanto me apasiona, y me permitan formar parte de sus lecturas.

Además, así como debe haber absoluta falta de solemnidad -que mejor ejemplo que el buen semidios :-P-, y sobria -pero cálida- sencillez, también debe haber un bastión de solemnidad inamovible y otro de complejidad profunda e ingeniosa, y eso es algo que algunos presentes se muestran reacios a aceptar. Yo no sacrificaría toda la risa en la escritura por un solo texto grávido y solemne, pero tampoco mediaría el gusto por mis textos en vista del si el sólo verlos me hace reír o llanamente entretenerme a secas debido a lo modesto de su lenguaje. La complejidad es parte esencial de la literatura, es guardián de nuestra herencia lingüística. Si cada vez más personas optan por el texto más simple y palabras sencillas, una infinitud de vocablos, conceptos y demás palabras se perderán en la espesura de la arena del tiempo, como muchas otras ya lo han hecho.

Y ya me callo.

P.d. Tal vez postee éste mismo razonamiento en los comentarios finales pues deseo que todo mundo lea algo que para mí -me faltó amor y atención, yo lo sé- es importante.

P.d.2 Y sí, por lo monosabio que he de haber sonado y por cualquier otro motivo, con todo gusto me voy a chingar a mi madre; ustedes pidan que yo estoy para dar…

arboltsef dijo...

Perdón, para aspirar a la complejidad, primero empiezas con lo sencillo. Escribir es entender el lenguaje que hablas, es reflejarlo y tratarle con respeto.

Ese proceso es la búsqueda de lo que deseas. Precisamente, porque entendí que esa es tu búsqueda, me vi más severo en mis comentarios contigo: quieres complejidad, acepta que no lograrás un texto complejo y bello de inicio. Acepta, también, que alguien como yo retará tu texto. Es cierto que tu comentario es más conciso que todo tu texto y personalmente, me pareció un recurso más elegante que tu texto en sí.

Durante LA búsqueda, encontrarás los elementos que más te agradan, los elementos que logren arrancar al lector de su silla y llevarlo a tu texto. De ninguna manera es posible sorrajarle los papeles al lector a la cara y esperar a que esté sonriente y entienda todo lo que deseas.

El lector es idiota, y no lo es. Tienes que imaginar por él, tienes que darle las palabras para que imagine lo mismo que tú y comprenda tu perspectiva, y a la vez, el lector descubrirá cosas en tu mismo texto que no sólo apelan al mundo o tu visión, sino a ti mismo. El lector descubre quien eres, pedazos de tí que desconocías.

Pero eso requiere mucho trabajo, y si deseas correr en vez de caminar, si prefieres ese camino para empezar, se nota de inmediato. Aplaudo tu valentía por el gusto, el reto, de escribir textos complejos, pero también, recuerda que estás en un proceso de aprendizaje como todos nosotros y ese proceso, incluye los comentarios de tus compañeritos (awwwn, abrazo grupal).

Ojo: NUNCA ESPERES QUE EL LECTOR TE ACEPTE SI SE LO PIDES (eso si es para mandarte a chingar a tu madre, cof cof, ya que lo pediste). El taller no es para presumir los textos, es la opinión de potenciales lectores de lo que escribes hoy y puede que escribas mañana. Madurando como escritor y puliendo tu estilo, los lectores se fijarán en ti.