domingo, 16 de septiembre de 2007

El caso del asesino de Kandinski

El caso del asesino de Kandinski

¡Es mi obra maestra! ¡Ustedes nunca lograrán entenderla! ¡Ignorantes!", gritaba mientras los oficiales se encargaban de apresarlo.


La gente del pueblo de Guadalupe se encontraba ciertamente alterada. "El joven Raimundo, tan serio que se veía", dirían algunas señoras chismosas. "Yo siempre sospeché de el, siempre silencioso" argumentarían otros curiosos. Lo cierto es que nadie sabía que era lo que hacia el pintor Raimundo todas las noches hasta el día en que la policía se encontró con su "obra maestra".

La policía ya había recibido muchas quejas sobre una peste que provenía de la casa del joven pintor. Para acceder a la casa, los oficiales tuvieron que derrumbar la puerta. La escena que presenciaron era abrumadora: Ahí estaba Raimundo, con una mirada pérdida, totalmente extasiado. En el piso había viseras y sangre. Se podían distinguir huesos y órganos, incluso miembros humanos, todo cubierto con pintura de varios colores.


El escándalo y la tragedia marcaron al pueblo para siempre. No se dejó de hablar del asunto por mucho tiempo. Sobre todo, nadie pudo olvidar las palabras de Raimundo cuando se le cuestionó el motivo de su acto:


"Ustedes no lo entienden. Yo no tuve la culpa. Fue Kandinski. Fue a través de su pintura que él me ordenó reproducir su obra, y solo los restos de las chicas asesinadas lograrían igualar los colores. ¿No me creen? Vean la pintura. Ahí encontrarán sus intenciones. Si no fueran ignorantes, se darían cuenta que estoy en lo correcto."


Autor: El Taquero Narcosatanico


http://bloodybluesrockets.blogspot.com/

22 comentarios:

rapaquiwi dijo...

Muy bueno: entretenido, ameno, sencillo y completo.

Solo faltaría aclarar qué obligó al pintor a obedecer a Kandinski.

Esas preguntas son reflejo de que la trama te envuleve y te involucra en la historia.

Muy bueno.

Leticia Zárate dijo...

Me gustó mucho, la idea, la redacción, un cuadro tétrico. Muy bien.

Paxton Hernandez dijo...

Caray, pues coincido con los 2 comentarios anteriores. Muy bueno, bien escrito, macabro, siniestro, hasta fílmico es jeje.

Saludos.

Viviana dijo...

Me recordó un poco a "Pierre Menard, autor del Quijote" de Borges. En el sentido del artista que pretende igualarse a otro metiéndose en él. La idea de lo delirante me gustó. Aunque en mi oponión, le faltó un poco de contundencia.

El Taquero Narcosatánico dijo...

Muchas gracias por sus comentarios.

Le quise dar una idea como de leyenda urbana, y viendo sus interpretaciones creo que lo logre.

Y antes de que me lo marquen: me acabo de dar cuenta que le cambie el nombre a Kandinsky, jejeje, eso fue mi error.

Nuevamente gracias. Seguiré leyendo con calma todos los textos.

sirako dijo...

a mí me parece de lo más cursi.

jeje.

luz de luna dijo...

De aqui a la pantalla grande!

Shelle Bataclana dijo...

Que suave!
Destripadero artistico!
Yea! Saludos.

Neko-chan dijo...

Te quedó muy bien, y aunque se que eso de "me recordo a..." suena medio mamón, no me importa, a mi me recordo a como inicia sus cuentos Lovecraft, o sera que el es todo para mi...jajajaja. De nuevo una felicitación

Kay dijo...

Perfecto

Ruben Angel dijo...

Se me hizo muy parecido a la película de "Perfume". Y sí, explicar un poco más la motivación hubiera sido bueno.

La útlima e imperdonable: lo que tenemos en la planza a manera de tripas se llaman VÍSCERAS y las VISERAS no sirven más que pa´taparse el sol.

Lodi dijo...

Muy bueno, la verdad. :)

El Taquero Narcosatánico dijo...

rapaquiwi: Gracias por tus comentarios. La idea es que el texto fuera la narración de una especie de leyenda urbana inconclusa.

Leticia: Gracias!

Paxton: Fílmico? Jejeje, la vocación ante nada. Chido verte por acá.

Viviana: Nunca he leído ese libro. Sobre lo de la contundencia, incluso yo compartía tu opinión al principio, pero ahora creo que así esta bien.

Sirako: Jajajaja

Luz de luna: Eres muy amable.

Neko Chan: Pues si, inconcientemente hay algo de Lovecraft en mi texto. Besos.

Kay: Me temo que no, pero te agradezco mucho.

Ruben Angel: Pues yo creí que "El Perfume" era un libro. Y pues, exceptuando que se trata de un asesino, no veo mucha relación. Gracias por tus comentarios.

Lodi:Pues gracias, la verdad :)

NOTA AL ADMINISTRADOR: MI TEXTO SE ESCONDE A LA HORA DE PICARLE A LA ETIQUETA DE "EJERCICIO DOS".

Chipocludo McFly dijo...

me suena al perfume, pero padre! chikito pero concreto...



saludos leVeS!!

l i l i t h dijo...

Por el título pensé que tendría el cadaver de Kandisnky, y en realidad fue un "asesinato a la Kandinsky" o algo así...

saludos!

ElMulder dijo...

Pues coincido con Ruben Angel y el Chipocludo McFly (no mames, que buen nick) y mira que lo pensé antes de leer que ellos lo comentaron: tu cuento me recuerda al libro de "El Perfume", que sí, también tiene película.

Bien hecho taquero, ahora sí que le hiciste honor a lo de narcosatánico, pero un narcosatánico letrado.

Yo soy ella dijo...

abarrotes la divina me gusto tu historia, ligera, fácil de digerir, completa y bien redactada.

•†• ĐÅЯК FÅIЯY •†• dijo...

Y yo a visualizar todo... sangre, viceras, restos, mugrebasuraysmog... ay que bello.

¡¡¡Me encantó!!!

Ana dijo...

No sé por qué, pero me recordó "El Perfume" de Süskind.

Ana dijo...

No había leído los otros comentarios, pero creo que a varios les paso como a mí. Jung diría: Inconsciente colectivo.

Lilián dijo...

Jiji. Ni había comentado porque no lo encontraba. Esas etiquetas están MAL mal MAL mal.
Ya lo dijeron, así que no es novedad: le vi cierta atmósfera cercana al Perfume, lo cual es muy bueno, porque estoy segura que no lo hiciste a propósito. También ya lo dijeron (agrrr, desventajas de la lentitud): originalísimo, en todos los sentidos.
Otro de mis favoritos.

Katsya dijo...

Me recordó no sé por qué el Perfume de Patrick Suskind. Hasta pude oler el olor a muerte mezclado con la pintura, bueno, muy bueno.