jueves, 8 de noviembre de 2007

Devoto Obrero - León

Devoto Obrero – Leon.

Celebraba apenas catorce años al dejar la casa materna. Dos cabestros, arado, y sendos hermanos y hermanas, mayores, menores, sobraron dentro; nada me objetaron al tomar la carretera del templo. Sólo Padre me recordó -áspero- el monto exacto de faena gravada por todos los años de chaval perezoso, desde nacer.

Comencé en el convento ordenado por el mentor veterano, párroco mayormente majadero y apóstata. Creyente y devoto como soy, sólo levemente tanteé el terreno perverso del pecado, con la vara de la parvedad y del flagelo, y más allá de ponderarme como ser santo, creo no haberme topado conceptos profanos hasta bastante más tarde de haber tomado los votos.

Sacerdotes novatos, entre labores ordenadas resaltaba levantar templos donde al Señor Párroco le antojara verlos, poblado o no en derredor. Las más de veces encontrábamos jornaleros aptos a acomodarnos en sotechados cartoneros, pero otras hasta de adobe formábamos catres mohosos para pasar noches.

Ya acostados, las preces se oraban calladamente. A pesar de reservarnos esa hora para el Señor; en momentos, yo les observaba para poder dar compás y tono favorables a rezos personales. Al no ser tantos, pronto se aprende a reconocerlos, pero las orejas se me concentraron en el rezo más extraño de todos. Parte del Hosanna, parte Pater Noster, apartados del testamento, y frases jamás antes pensadas pero además, constantes: No gays, no conga, no sexo: no en ese orden, no en otro; no venga Satanás a clavarme las nalgas con arpones.

Con ronca voz Padre Toño oraba pensándonos descansando. No alertando al resto, y acercándome hasta el camastro para detener al blasfemo, él me atrapó con abrazos obscenos, asco, y besos chorreados más allá del peor devaneo…

Desde entonces ya en nada me molesta levantar las casas del Señor Párroco. Hasta catedrales, de verdad. Voy donde apetezca y alcanzo alteza planeada; y otros encargos además. Claro, acompañado de Toño y de esos novos rezos; ya hasta lo estoy remedando.

LEON.

16 comentarios:

León dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
León dijo...

Pues que caray. A mí se me olvido indicar qué letras había omitido y por qué, aunque creo para éstas alturas ya es bastante obvio, ¿no?

En el texto no hay una sola I ni U. Decidí quitar las vocales débiles por eso mismo: por pinches débiles. Creo que tampoco hay una sola Q pero eso es mera consecuencia de la falta de una U que me lo facilite.

arboltsef dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
arboltsef dijo...

Bien. Sendos. Sendos es uno para cada uno. ¿Sendos hermanos y hermanas? ¿Cuál fue la intención de esto?

El vocabulario del texto es envidiable y presentaste un mejor manejo del idioma que en tu ejercicio anterior. Hace mucho que no leía "gravada".

Creo que no habría lastimado al texto, reemplazar sotechado por techado y ahorrarte una sílaba. Esta bien presumir pero no te la jales.

Me parece de la vieja escuela, una anécdota divertida con semejantes palabrones. Me recordaste a Chaucer. La diferencia es que todo Chaucer es hilarante. Tu texto agarra humor simplemente al final. Antes no veo antecedentes de humor, y no entiendo porque estoy leyendo las complicadas tribulaciones de un jovenzuelo para convertirse en padrecito.

Sin embargo, wow. Me quito el sombrero por eliminar las vocales débiles.

León dijo...

Árbol: Me serví de la palabra sendos para recalcar la relación entre hermanos-mayores hermanas-menores pues cualquier otro vocablo -respectivamente, relativo o concerniente, por ejemplo- me obligaba a usar la I que, cabe decir, a pesar de ser débil, como estuvo molestando con su ausencia.

Y en cuanto a sotechado, la verdad es que inicialmente había pensado en otra palabra que también empieza con S así que su eventual uso fue más un asunto de simple mnemotecnia que el estármela jalando con el lenguaje -que sí lo hago, no podría negarlo- pero éste no fue el caso. De hecho, no pensé en techado hasta que tú lo trajiste a tema. Yo de lo que presumo es de mi panza de abolengo: bonita, redondita y risueñona.

Siempre se agradecen tus comentarios. Me son útiles.

En lo respectivo a las débiles: Gracias. Gracias. Gracias. (Léase imitando a El Rey)

Damián de Victoria dijo...

Excelente cumpliendo el ejercicio, el más retador de todos. La historia buena, más digerible y fluida de lo que se podría esperar y muy buen uso del lenguaje.

Piancol dijo...

Tras ver tus comentarios en cada relato que iba leyendo, me moría de ganas por llegar al tuyo.

Y la verdad valió la pena.

Mis respetos por contar una historia seria y darle tanta fluidez aún a falta de 2 vocales.

Y esas heterodoxas plegarias estuvieron geniales jejejeje

Mi favorito.

piancol.blogspot.com
poetasrotos.blogspot.com

ElMulder dijo...

No, no, no, ¿qué no ven? Son putoooos, ¿qué digo putos?, putísimos.

(¿Luego por qué dicen que aparento ser homofóbico?, na, yo también tengo amigos a los que les entanta la ñonga, son gays digo, yo respeto.)

Muy buen texto y si bien es cierto que en un momento uno llega a pensar: ¿y este monje qué? El final resulta lo suficientemente fuerte como para darle sentido al resto de la historia. Envidiable vocabulario, ahora, como dijo el arboltsef, úsalo con mesura para que luzca más.

Sara dijo...

juas! q bueno! jajaja

Rox dijo...

bien logrado, no una si no 2 vocales!

Me gusto mucho.

El Satánico Dr. Iosephus dijo...

Muy bueno, me agradó mucho. "No venga Satanás a clavarme las nalgas con arpones". Bien logrado.

León dijo...

Damián: Gracias por comentarlo. Me preocupaba que la historia se espesara demasiado, pero parece que no fue así

Piancol: Gracias por tan generosa opinión pero me obligas a recalcar que me falta muchísimo para ser mejor.

Por puro experimento acércate a aquellos que recen susurrando. Te sorprenderás de lo que dicen.

Mulder: ¿Qué pasó maestro? No desconozcas la cruz de tu parroquia. Bastante nos ha contado Luis(ovo) sobre tus preferencias. Yo también respeto.

Que bueno que halles sentido en mi relato. Gracias por tu buen voto y pues sí; un vocabulario balanceado luce más.

Sara: Que bueno que te guste.

Rox: También que bueno que te guste y, pues ya viéndonos exquisitos -por no decir mamones-, dos vocales y tres consonantes.

Dr. Iosephus: Tú me entiendes. No importa cuántos filos melles con la dureza de tu armadura; tampoco la mar de guerreros que, vencidos, yazcan sobre la grama a tus pies; a los arpones de Satanás hay que temerles, más si te llegan por las nalgas.

Gracias a todos por comentar, pero ¿y los que faltan? No me dejen solo, que lloro.

Maria() dijo...

Excelente, duplicaste el reto al eliminar 2 vocales, aún así lograste una historia interesante y bien contada.

l i l i t h dijo...

Noté que omitías la i cuando en lugar de seminario pusiste convento. (pues al menos para mí es más común relacionar a los "Padres" con el primero. No así a los "Hermanos" o frailes y "hermanas" o monjas.
Lo de la u no lo noté hasta que lo mencionaste.

Y vaya, nominadísimo para
Mejor texto de orientación sexual diversa, jajajaja.

Cazador de Tatuajes dijo...

Do not Breast feed!

Mi buen león, este reto para mi fue como chiflar y comer pinole al mismo tiempo, tu además de todo, lo hiciste masticando chicle y ¡sorpresa! chiflaste un "Para Elisa"

Barroco, sin duda, pero logradísimo. De mis favoritos

Ana dijo...

Me gustó mucho. Tengo que confesar que al principio me resultó un poco pesada la lectura, debe ser por las palabras tan "nice" que utilizaste. Reconozco el esfuerzo que debe de haber sido eliminar las vocales débiles.

Por otro lado, "No venga Satanás a clavarme las nalgas con arpones". me recordó un chiste de Polo Polo: Vampiro fronterizo que por las noches volarás, a pesar de tus hechizos, mis nalgas no las tendrás" jajajajaja...

Muy buen texto.